Menú de Navegación de Páginas

Líder en Consultoría Empresarial y Actualización Profesional

Concepto de Domicilio y Domicilio Fiscal

domicilio fiscal

El domicilio es un elemento de la situación jurídica de las personas, no importa si se trata de físicas o morales. En términos generales la doctrina del Derecho define al domicilio como el lugar en donde una persona tiene su asiento legal… y en el cual se le supone siempre presente, en otros términos el domicilio es la residencia que se considera tiene la persona a los ojos de la Ley para el ejercicio de ciertos Derechos o para la realización de actos jurídicos, siempre que dicha residencia este acompañada de la intención de permanecer ahí habitualmente, ya que si la residencia solo el momentánea es decir por unas horas o días no se le puede considerar domiciliada.

Ahora bien una vez estudiado el concepto de domicilio de acuerdo a la Doctrina del Derecho, analizaremos este mismo concepto pero para efectos de su aplicación en el mundo Fiscal, pues más de una de los dispositivos que integran nuestra Legislación Fiscal hace suyo este concepto, por lo que resulta trascendente el estudio y entendimiento de este concepto para su correcta aplicación conforme a la Ley aplicable al caso concreto.

El Código Fiscal de la Federación en su artículo 10 define lo que para efectos fiscales se entiende por domicilio, y que se trascribe para su conocimiento a continuación:

Artículo 10.- Se considera domicilio fiscal:

Tratándose de personas físicas:

Cuando realizan actividades empresariales, el local en que se encuentre el principal asiento de sus negocios.

Cuando no realicen las actividades señaladas en el inciso anterior, el local que utilicen para el desempeño de sus actividades.

Únicamente en los casos en que la persona física, que realice actividades señaladas en los incisos anteriores no cuente con un local, su casa habitación. Para estos efectos, las autoridades fiscales harán del conocimiento del contribuyente en su casa habitación, que cuenta con un plazo de cinco días para acreditar que su domicilio corresponde a uno de los supuestos previstos en los incisos a) o b) de esta fracción.

En el caso de personas morales:

Cuando sean residentes en el país, el local en donde se encuentre la administración principal del negocio.

Si se trata de establecimientos de personas morales residentes en el extranjero, dicho establecimiento; en el caso de varios establecimientos, el local en donde se encuentre la administración principal del negocio en el país, o en su defecto el que designen.

De lo anterior podemos concluir que si bien en ambos domicilios podemos ejercer derechos y obligaciones, la principal diferencia entre el domicilio y el domicilio fiscal es la intención y efectos por los que lo habitamos, pues el primero es el espacio donde se establece la morada y de donde la persona no se aleja, sino con el deseo o la esperanza de volver a él tan pronto como cese la causa que motivo su ausencia y el segundo es el espacio que se designa para la realización actividades empresariales o profesionales.